Cubo Magazine – Tu revista online de juegos de mesa

21 Motines nº3 – Diarios del diseñador por Perepau Llistosella

Las 13 versiones: 21 Motines

En realidad han sido no 13, sino más de 21 versiones las que llevo del juego, contando que a partir de la 13, el juego queda definitivamente establecido y las revisiones posteriores han sido o muy ligeras, o pertenecen a la versión que será publicada, y de las que os daré cuenta en el ultimo de los capítulos.

Versión 3

El juego entra en la versión 3, en esa etapa en la que el autor cree que vale la pena seguir adelante. Muchos juegos en esta primera fase quedan estancados y abandonados porque tienen una pega, o más de una, que es insalvable.

Recuerdo que en esa fase de desarrollo la pega insalvable era un bucle que se creaba entre dos acciones: ser capitán e ir al banco. Un jugador con suficiente dinero podía dedicarse alternativamente a ir al banco (a cambiar dinero por puntos) y a la siguiente acción ir a capitán (para volver al banco a la siguiente oportunidad). Si otro jugador se dedicaba a lo mismo, ya era un ejercicio mecánico entre los dos jugadores. Los demás sabían que no tenían nada que hacer. Es decir, un fracaso.

Versión 4

Un primer intento para romper el bucle y poder acabar la partida fue cambiar el sistema de finalización de la partida. Hasta ese momento la partida se terminaba cuando se acababan los peces en la pesca. A partir de la versión 4, la partida se acababa a los 20 cambios de capitán (podéis ver la introducción del contador en la parte superior del tablero de la versión 4). Estas 20 casillas, que después se convertirían en 21, dieron nombre al juego.

 

Versión 4 del tablero de 21 Motines: aparece el marcador de motines.

Versión 4 del tablero de 21 Motines: aparece el marcador de motines.

Esta solución no dio al traste con el bucle. ¡Sólo hizo que el bucle no fuera eterno!

El problema radicaba en que esas dos acciones eran siempre muy atractivas, pero creía que ambas eran necesarias.

Versión 5

Haciendo el símil del dicho “Si no puedes con tu enemigo, únete a él”, tuve la intuición de unificar ambas en una sola. El jugador que se hacia capitán era el único que podía cambiar dinero por puntos y además, en su acción siguiente debía hacer algo diferente porque no podía ir otra vez al banco.

Versión 6

No satisfecho con los playetest, pensé que habia que dar importancia a otros elemento que se estaban convirtiendo en anecdóticos, como la “lonja” y el “petróleo”.

Hasta ese momento el “petróleo” solo servía para comprar pescado. Ahora servía para incrementar el precio de venta. Ya sé que no tenía mucho sentido, pero incorporé diferentes precios de venta según el petroleo que se entregaba.

El petróleo empezó a tener relevancia como acción, desbancando la prioridad de cambiar dinero por puntos, como la solución para ganar la partida.

 

Versión 6: se incorpora el timón de motínes y la lonja con petróleo

Versión 6: se incorpora el timón de motínes y la lonja con petróleo

Versión 7, 8…12

El juego empezó a funcionar como a mi me gustaba y ahora habia que dar unos toques para compensar la gran motivación que era la acción de Amotinarse. Ya le bauticé como 21 Motines (me gustaba más que 20 Motines) y como un trabajo de relojero probamos mil posibilidades de dar compensaciones en todas las acciones.

Son muchos los detalles que se cambiaron poco a poco, difíciles de detallar pasado este tiempo desde el playetst. Podéis observar en las acciones regalos de hielos, de monedas, o incorporados en el marcador de puntos que en su momento tuvieron su importancia y que quizás puedan ahora parecer demasiado sutiles.

 

Versión 12: casi acabado

Versión 12: casi acabado

Versión 13

Calculo más de 60 partidas de playtest en 3 semanas de desarrollo. Quiero dejar constancia de que el juego no se hubiera creado sin la estimable paciencia y competitividad de mi familia playtestera: Marta, Maria del Mar, Elisabet, Jaume, Lluís A., Clara, Jordi, Eva.

La versión 13 es la que autoedité a finales del año pasado. Como veis, todo se hizo en unos meses.

Artículos relacionados

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *